Por que Abrimos la clínica

En Paraguay, como muchos países Latinoamericanos, posee sólo la infraestructura básica para satisfacer las necesidades de los enfermos mentales. El esfuerzo realizado en esta área por el Estado se ha demostrado claramente deficiente: solo posee una infraestructura básica y convergen los pacientes con enfermedades mentales de todo el país. La respuesta del sector privado tampoco satisface las necesidades del enfermo mental y /o adicto. Como resultado, la mayoría de los que sufren una enfermedad mental o tienen un problema de adicción, no tienen acceso a un tratamiento adecuado.

En varios casos por la falta de un tratamiento adecuado, moderno, y completo sus enfermedades se hacen crónicas. En el caso en que la familia encuentra una clínica en donde internar a su ser querido, muchas veces estas clínicas son más bien para internaciones en caso de crisis, y no tienen un Programa acorde. Además, el tratamiento que se le da al enfermo mental suele estar basado en un concepto anticuado, especialmente en la administración excesiva de medicamentos inhibidores.

Es frecuente en Sudamérica que al paciente mental le condenan a una vida encerrada y no productiva. Nosotros creemos que con un tratamiento adecuado los pacientes mentales pueden hacer más de sus vidas.

Si hablamos de adicciónes nos referimos al consumo de sustancias que actúan sobre el sistema nervioso y alteran las funciones mentales. El problema es que el adicto pierde control sobre su personalidad y constituye un impacto negativo para la sociedad. La educación, en este sentido, es fundamental para tener una visión clara sobre el tema y tomar un rumbo acertado


ANA SOFIA PIÑEIRO - Directora y propietaria de este proyecto hizo realidad este emprendimiento surgido de la experiencia en soledad acumulada durante muchos años, buscando un lugar donde lograr un tratamiento adecuado para un familiar, primero recorrió las clínicas privadas y estatal de Asunción, luego de Argentina, en todos ellos lograba solo aplacar la crisis y un empeoramiento del cuadro psicótico, con el alta y a cuestas un coctel de medicamentos, con los efectos propios de estas dosis, que aplacan al paciente sin dejarles ganas ni de tan siquiera incorporarse. No se detuvo un instante en esos largos años de peregrinar, hasta que se informa que en la Habana (Cuba) en la Sala Paredes del Hospital Psiquiátrico los sufrientes psíquicos son tratados con un Programa con resultados increíbles, hasta ahí fue, y el resultado "la rehabilitación tan ansiada". Este es el Programa que se implementa en LOS PILARES, adaptado a nuestro medio, y que fue varias veces actualizado.


Hacé correr la voz y compartí esta página: